Con lo que nos gusta el frío que no se siente, la lluvia que no moja y la buena comida que no se olvida, hablar del Norte siempre nos toca la fibra. Pues bien, nuestro tema de hoy viene desde la tierra de los Astures, nos apasionó no solo por el hecho de venir de esta bonita tierra, sino por la historia que traía detrás.


 
Hoy les mostraremos como fué esta historia de habilitar un local como vivienda. Nuestro punto de partida fué el plano de la imagen. Dos habitaciones -una principal y otra para su hijo-, estar, cocina, baño y zonas de almacenaje. Sin embargo había "algo" en esa distribución que no acababa de encaj


 
  • A El espacio de entrada invade la habitación principal. De primeras "chocas" con una estancia íntima.
  • B La habitación principal no tiene armario. Algo que se repite a lo largo de la propuesta. 
  • C Aparecen espacios muertos entre estancias. Si bien pueden tener algún uso, carecen de entidad propia debido a las dimensiones reducidas (o en su caso desmesuradas) de los mismos.
  • D La posición de la habitación secundaria sacrifica el salón. La distancia entre el sofá y la posible TV es muy reducida. 
  • E Por último, la cocina se queda con poca superficie de trabajo. Además no somos partidarios de tener la lavadora en la cocina y mucho menos en cocinas abiertas al estar principal.
Dicho de otro modo, la propuesta no queda organizada, no se oye ese click cuando todo encaja y los diferentes espacios se desdibujan unos de otros.
Con todo esto y con la idea que tenía la familia acerca de su vivienda nos pusimos manos a la obra. Según nuestro criterio, en cualquier proyecto, se deben tomar decisiones muy claras (y pocas) que ordenen el conjunto. 
Nuestras decisiones para organizar el funcionamiento de esta vivienda fueron:

 
  • Acotar dos estancias principales unidas entre sí: un comedor (lr1) y un estar principal (lr2).
  • 2 Agrupar el resto de usos por grupos: un primer grupo de zonas húmedas (wa) entre el comedor y el estar principal. Y un segundo grupo de zonas íntimas (b’s), entre el estar y el patio (cy).  
A priori puede parecer que las zonas más íntimas (dormitorios) entorpecen la relación patio-estar principal. Sin embargo, el dotar de un carácter abierto a los dormitorios hace que estos pasen a formar parte del salón y del patio (dejando todas sus puertas abiertas) o bien se independicen (cerrando las estancias). La “transparencia” de las habitaciones la conseguimos gracias a: puertas correderas, tabiques divisorios salón-dormitorios opacos hasta 2'16 m y, desde ahí, de vidrio. Y por último, ambos dormitorios, a su vez, conectados entre sí (esto último idea de la familia).


 
 
Por acabar, aportando utilidad a nuestros lectores, proponemos algunos muebles que, o bien por su funcionalidad, o bien por su estética, creemos que encajan bien con la casa propuesta:

 
Podeis jugar con la iluminación que prefiráis, combinar alguna silla o taburete de vuestro gusto.
¿Qué os parece el cambio de distribución que proponemos a Charo y Dermot? ¿Os gustaría vivir en una casa como esta? Nosotros creemos que es un espacio con muchas posibilidades! Contadnos si cambiaríais o añadiríais algo! Te leeremos encantados!