Muchas veces (más de las que nos gustaría) tropezamos sin querer con casas de esas que todo el mundo conoce y vive, o ha vivido, en ellas. Casas convencionales, con distribuciones fáciles que permiten que cualquier posible comprador pueda sentir que cumple con sus requisitos mínimos.

Hoy veremos un caso típico de los que pertenece a este grupo y haremos el planteamiento en el que decorar el ático replanteando los espacios será muy útil. Sí, la casa funciona, no podríamos decir que no está bien distribuida, pero algo falla, así que manos a la obra!

 Para que entiendas mejor a qué nos referimos, te pondremos en situación. Este piso no es pequeño, pero tampoco muy grande para tener tres dormitorios y un baño (a los que se accede desde un pasillo), vestíbulo, cocina y salón-comedor; este último conectado con una gran terraza. Como podrás imaginar, todas las estancias muy diferenciadas entre sí, cada una con su puerta, cada una con sus cuatro tabiques. Sin relaciones visuales ni espaciales que las cosan...

Con esto no queremos realizar una crítica gratuita, sino hacerte ver que la mayoría de las veces vivimos y sentimos espacios que, por hábito, creemos perfectos pero pueden mejorar y volverse especiales. Proponemos que los espacios se adapten a ti y no tu a ellos, especialmente si tienes niños en casa.

Así que, para este estupendo proyecto tenemos una fantástica propuesta de reforma:

Concentrar todas las habitaciones en la fachada opuesta a la terraza, reduciéndolas en superficie. Proponemos habitaciones más pequeñas y salones más grandes para favorecer la relación entre los miembros de la familia de modo que los dormitorios se conviertan en lo que son, espacios de dormir y no de estar.

  1. Suprimir el pasillo. Esa habitación en la que no se puede estar ni hacer nada, de la que, si se puede, es mejor prescindir.
  2. Abrir hacia la terraza las áreas estanciales de la casa -salón, comedor y cocina-, de forma que ganen metros cuadrados y permitan crear esa sensación exterior-interior que tanto nos gusta y tan bien funciona.

 Una vez aplicada la “estrategia” podrás comprobar que el resultado no tiene nada que ver con el punto de partida: se ha ganado amplitud en aquellas zonas que más lo necesitaban, y se ha reducido donde no hacía falta.


Por último, antes de mostrarte la planta final, te contamos los demás puntos que nos han ayudado a mejorar el espacio:

  • Dar la vuelta a los armarios, de forma que no ocupen espacio dentro de la habitación y esta cuente con una pared libre para albergar otro uso (en este caso, cabecero). En un principio puedes verlo extraño, pero te aseguramos que funciona, sobre todo si las puertas son de carpintería a medida y dialogan con las correderas que dan acceso a las habitaciones.
  • Separar la zona de lavabos del resto del baño. En una casa donde los metros son justos y no merece la pena hacer un segundo aseo, esta solución permite que más miembros de la familia puedan emplear el baño a la vez, ¡agilizando así las mañanas!
  • C Abrir el vestíbulo al resto de la vivienda, de forma que este sea un espacio con interés. Es decir, conseguir que cuando se abra la puerta de acceso a la vivienda, no desembarques en una mini abitación oscura llena de puertas, sino en una estancia más de la casa, con vistas diagonales hacia el comedor y la terraza.
  • D Trabajar las relaciones entre los espacios estanciales. Como verás en el plano, hemos creado una bonita concatenación entre cocina, comedor y salón sin necesidad de separación física, que aumenta ópticamente el tamaño de estas áreas.
  • E Crear una zona de estar para los niños, a un lado del salón, que compense el menor tamaño de sus habitaciones. Se reserva una zona de “aire” a la izquierda del sofá, delante de los dormitorios de los peques, para que ellos también dispongan de una zona propia, mucho más libre, para sus juegos.

Luego de este enorme esfuerzo y trabajo en la redistribución de la Planta, a continuación debemos escoger el mobiliario que mejor se adapte a los espacios y a nuestro gusto.

Si por ejemplo nos decidimos por un estilo Nórdico para decorar el ático y todas las áreas, escoger algunos tonos fríos con poca iluminación y elementos de la naturaleza vendrían genial...

 

 O puedes decidirte por los tonos cálidos con el sofá como centro de atención... que junto a un comedor con una hermosa mesa de madera haría armonía y brindaría oportunidad para agregar accesorios a tu gusto. Las sillas pueden ser ese toque personal que genera algo de contraste.



 El resto lo dejamos a tu imaginación y gusto personal, estamos seguros de que sacarás provecho de estas ideas que pueden romper esquemas y generar confort personalizando los espacios segun tus necesidades.