Cuando nos proponemos decorar una casa, una opción sencilla y elegante es la decoración blanco y azul.

Nos encanta la limpieza de estos proyectos de decoración blanco y azul: suelos de pino en las estancias que dialogan a la perfección con el microcemento de las zonas de tránsito. Para la cocina, un suelo hidráulico -precioso- añade color al blanco que inunda todas las paredes.

El azul del suelo de la cocina aparece en otros elementos como en las contras de madera de las ventanas o en algunas de la puertas del salón.

Mobiliario que deja hablar a la arquitectura. Materiales que se nos muestran tal y como son. Y detalles muy bonitos, como el cambio de pavimento debajo de los alféizares de las ventanas, hacen de esta casa una joya más.

El seleccionar adecuadamente los detalles es clave para la decoración en blanco. Muebles, armarios, iluminación y demás elementos complementan la misma, por ejemplo este elegante comedor con mesa de mármol nórdico.

Y tu, ¿aceptarías decorar tu casa en blanco y azul, con elegancia y distinción?