Nos encontramos esta vez con el reto de decorar un piso pequeño con altísimos techos blancos repletos de molduras y un imponente suelo de pino correspondiente al estilo colonial del S.XIX. ¿Quieres descubrir cómo se transformó?

Las puertas dobles, restauradas y pintadas de blanco, multiplican el espacio cuando están abiertas y el espacio pequeño luce amplio e iluminado. El detalle del cuerpo superior de vidrio es exquisito al igual que el enorme rodapié.

En cuanto a decorar un piso pequeño, tenemos claro que, casi siempre, menos es más. En esta casa, los arquitectos centran su atención en los materiales originales, que funcionan como un mueble más dentro del conjunto. Apenas vemos cuadros colgados en las paredes, competirían con los ventanales y sus contras de madera.

Los vestidores se ubican en el área central del espacio, donde llega menos luz, convirtiéndose, por su tamaño, en una estancia más.

La cocina emite todavía ese aire colonial que, en otro siglo, debió desprender. Los azulejos son los originales de la vivienda, que se integran con el diseño actual de la misma. Además, el suelo de madera natural se repite en absolutamente toda la casa, incluidos baños y cocina, algo que nos encanta.
Podríamos disponer también de otros muebles como complementos para decorar un piso pequeño manteniendo el estilo colonial: Tenemos por ejemplo
sofá natural de rattan colonial que se sitúa entre la elegancia y simplicidad o un Sillón blanco polipiel:, hermoso y funcional, y un delicado espejo negro y acacia.
En definitiva, no resultaría nada difícil acostumbrarse a vivir aquí...