Hoy tenemos un interesante caso típico de los pisos en el centro de la ciudad. Para quienes aman vivir en el centro en donde todo está a un par de pasos y no les importa las aglomeraciones, muy probablemente tengan esta misma configuración en el salón comedor.

En este ejemplo, el piso, a pesar de tener un salón grande con mucha luz, es  uno de esos pisos con balcones y techos altos tan típicos y bonitos de la capital, sin embargo, no es sencillo ordenar el espacio puesto que tiene poca superficie de “pared”. Necesitamos distribuir el salón comedor rectangular con pocas paredes disponibles. Seguro que a más de uno esto le resultará familiar…

Y asumimos el nuevo reto de dar la mejor distribución posible a este espacio que reta nuestra creatividad. Así es, tú también deberías afrontar cada rincón de tu casa. ¡Es fácil!

Qué valores tiene, entonces, este salón comedor. Como podemos observar, es grande y tiene dos balcones, pero además su proporción rectangular es muy buena, en general, los espacios alargados resultan más sencillos de distribuir que los cuadrados. Así que siguiendo la lógica de estos espacios, en principio se ve bien la propuesta de tener el comedor al lado izquierdo y la sala de estar a la derecha. Sin embargo, el sofá parece que no acaba de cuajar puesto que no mira hacia ningún lugar, no delimita ninguna estancia.

La solución que proponemos, en este caso, es la de invertir la posición de la zona de estar situando el sofá dando la espalda a la zona de comer, de forma que este mire hacia una pared donde poder poner un mueble  sobre el cual podamos apoyar la televisión o poner un hemoso e imponente espejo.

Puede que a simple vista parezca que el salón, de este modo, respire menos. Pero en este caso lo importante es que cada pieza encuentre su lugar al distribuir este salon comedor rectangular y su orientación hasta que todo haga “click”. Cuando las piezas que componen el puzzle son buenas, sólo es cuestión de darle varias vueltas hasta que encajen a la perfección ;)