Los muebles de exterior, un mobiliario que a diferencia del resto de la casa está sujeto a una variabilidad climática y a unas condiciones que los convierten en más susceptibles de ser dañados por el paso del tiempo. Pero hay soluciones, si adquirimos muebles de exterior de calidad, este tipo de problemas tardarán muchos años en aparecer. Aquí te damos algunos consejos para elegir muebles de exterior.

Los muebles de exterior cumplen una importante función. A todos nosotros nos gusta reunirnos en los meses de verano en torno a una mesa con nuestros amigos y disfrutar de una hermosa velada aprovechando las buenas temperaturas. Hay quien está acostumbrado a sacar los muebles del interior de la casa a los exteriores específicamente en esta época, sin embargo esta opción puede generarles numerosos daños con el paso del tiempo.

Y es que, estar en el exterior hace que un mueble tenga que cumplir una serie de requisitos especiales.

¿Cómo ha de ser un mueble de exterior?

Los muebles de exterior, como decimos, han de cumplir una serie de requisitos, en concreto en los siguientes puntos:

Resistencia: La resistencia de un mueble de exterior ha de ser mucho mayor que la de un mueble de interior, y esto es así por dos motivos claros, en primer lugar porque se situará en un ambiente en el cual la humedad, las subidas de calor o las olas de frío afectarán al mueble y sus acabados.

Imagen: Los muebles de exterior han de tener algunos rasgos que los diferencien de los del interior. Se evitan los mullidos, se optan por cojines removibles, entre otras características. ¿Es importante que los muebles de exterior combinen con los de interior? Sí, pero no es necesario que sean exactamente del mismo estilo, lo ideal es que los mismos guarden sólo ciertas similitudes que los asemejen y los hagan combinar.

Materiales: En cuanto a los materiales, también podemos apreciar algunas diferencias con respecto a los muebles de interior, por ejemplo, en el caso de los muebles de interior, se suele optar por materiales como maderas blandas para su construcción, como es el caso del pino o incluso piezas de madera aglomerada. Para los exteriores los materiales predominantes son el metal, sobretodo cuando el mismo es inoxidable, el plástico, que tan buenos acabados brinda y tanta duración ofrece en este espacio, así como también las maderas, que bien son de tipos nobles como la teca, o bien pueden ser de maderas blandas pero siempre sometidos a un tratamiento específico que los haga durar y ser resistentes a las condiciones externas.

Cuidados imprescindibles

Una vez nos hayamos decantado por unos muebles de jardín habremos de tener ciertos cuidados en relación a los mismos, por ejemplo la necesidad indeclinable de que los mismos cuenten con un cobertor plástico para las noches de invierno, en donde estarán sometidos a duras condiciones que pondrán en compromiso su durabilidad. Esta necesidad se incrementa en el caso de muebles de madera, en donde además tendremos que realizar un mantenimiento consistente en secarlos tras períodos de humedad o aplicarles aceites que potencien las condiciones naturales del material.

Habéis notado lo sencillo que es elegir tus muebles de exterior. ¿Por cuál estilo te inclinas?